• facebookyoutubeinstagramtwitterfeed
  • Cosas que pasan en un día común y corriente

    by - mayo 22, 2013

    CASO 1:

    Días atrás, luego de visitar a mi cuñada, mi novio y yo nos quedamos un rato caminando por El Dorado mientras que buscábamos un lugar donde poder recargar la susodicha tarjeta del MetroBus.
    Era domingo y al final no había ningún punto donde poder realizar la recarga, ningún punto estaba en servicio.
    Terminamos caminando desde El Dorado hasta Plaza Edison!
    Eso hace un total de más de 2KM sin contar lo que ya habíamos caminado dentro del mismo Dorado!!!
    Al final no seguimos caminando porque un tipo comenzó a caminar hacia donde nosotros y mi novio que se dio cuenta hizo que cruzáramos la calle y tomamos un taxi.
    En efecto, el tipo en cuestión pretendía robarnos.



    CASO 2:
    En la tarde de hoy mientras iba algo apurada hacia mi universidad fui a subirme al susodicho MetroBus, había una significante aglomeración de gente queriendo todos subirse al bus a la vez, yo llevaba una gorra, mochila y mi celular en el bolsillo derecho trasero de mi pantalón jeans. En medio del jaleo sentí que alguien me estaba tocado más de lo necesario y en efecto, vi una mano intentando sacar mi celular de mi bolsillo. Una mano gruesa, definitivamente de un hombre, pero de apariencia delicada, sin duda muestra de su poco esfuerzo por ganarse la vida honradamente. No agarré su mano, soy consciente de lo débil que soy, en su lugar metí mi mano derecha en mi bolsillo sobre la mano del delincuente, empuje el celular hacia abajo y me agache a la vez que me daba la vuelta. No sé quién fue ni en que estaba pensando cuando pensó en robarme a mi, tampoco sé por qué ni pido que haya sido otra persona, sí me asusté, sí me puse nerviosa, pero no me dejé robar, no dejé que cumpliera con su cometido.
    Después de eso me senté aún nerviosa y un chico se sentó a mi lado, me hablo y creo que gracias a eso se me pasó el nerviosismo más rápido.
    Para ser sincera es la 1ra vez que experimento algo como esto, pero espero que me sirva para estar un poco más alerta la próxima vez que me suba a un bus. Hay que aprender de las malas experiencias, eso pienso.
    Eso sí! Que bien que decidí usar ese molesto jeans que me cierra a duras penas.

    You May Also Like

    2 comentarios

    1. aiiiii se te sentó un chico y te hablo... no hable cn extraños.. :p

      ResponderEliminar
    2. Vaya que terrible experiencia, lo mejor es tener a mano un gas pimienta para atacar!

      ResponderEliminar

    Porque los comentarios incentivan, gracias por leerme!
    Vuelve pronto! ^.^!

    Thanks!